Poniendo a C. difficile a prueba.

En un entorno de atención sanitaria, como un hospital o un asilo, la infección por Clostridium difficile (ICD) se puede propagar rápidamente al tocar superficies contaminadas o por el contacto de persona a persona.